Última hora

Solicitan medidas excepcionales para los ganaderos de Castilla-La Mancha por la sequía

La organización agraria Asaja Castilla-La Mancha ha solicitado a la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural medidas excepcionales para paliar los efectos que la sequía está ocasionando en la ganadería extensiva de la región. Las condiciones meteorológicas adversas han provocado una considerable merma de los pastos y forrajes, por lo que los ganaderos han tenido que complementar la alimentación de la cabaña con suplementos, haciendo frente a un incremento de alrededor del 20 por ciento en los costes de producción. Para una explotación media de 200 vacas, el gasto -solo en pienso concentrado- es superior a los 8.000 euros en unos cuatro meses, sin contar el gasto en forrajes, suministro de agua, etc.

Por ello, tal y como ya han puesto en marcha otras comunidades autónomas, desde Asaja Castilla-La Mancha han pedido medidas que minimicen los daños en las explotaciones ganaderas, atendiendo a las circunstancias de excepcionalidad de la campaña 2018-2019.

De este modo, la organización agraria ha solicitado una reunión al consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, con el fin de presentarle una batería de medidas encaminadas a aliviar las dificultades que atraviesa el sector. Así, entre las medidas de apoyo, ASAJA CLM plantea la posibilidad de aumentar los pagos anticipados de la Política Agraria Comunitaria (PAC), tal y como ha planteado recientemente el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, con el fin de proteger a los productores frente a la escasez de forraje para su ganado. En este sentido, los Estados miembros han acordado la posibilidad de que los ganaderos puedan recibir hasta el 70 por ciento de sus pagos directos a mediados de octubre y del 85 por ciento de sus pagos de desarrollo rural. La organización agraria, además, plantea la necesidad de cobrar el anticipo de las ayudas acopladas de la PAC, dirigidas al vacuno, ovino y caprino.

Por último, la organización agraria plantea que, para que el apoyo sea efectivo, deben activarse simultáneamente todas las medidas posibles, por lo que pide también se tengan en cuenta medidas fiscales, tales como reducciones para los ganaderos que tributan en módulos o la exoneración del pago de cuotas sin intereses a la Seguridad Social durante doce meses, así como préstamos con intereses subvencionados o la exención de tasas al sector ganadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*