Última hora

El IRTA asesora al Parlamento Europeo sobre protección de los animales en el transporte

La evaluación del reglamento de protección de los animales en el transporte identificó dos aspectos sin resolver: el transporte de larga distancia de animales no destetados, y determinar el estado de gestación de las hembras para saber si son aptos para ser transportadas. Es por ello que los investigadores expertos del programa de Bienestar animal del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) ha asesorado la ANIT (Animal Transporte Inquiry Committee) analizando las necesidades del bienestar en el transporte de animales no destetados como los terneros y de hembras preñadas de ganado vacuno, ovino, caprino y porcino.

La información se publicó el mes de mayo en un estudio del departamento temático de la Comisión ANIT que ofrece una visión general de los principales protocolos y directrices actuales aplicados a los Estados miembros de la Unión Europea y en terceros países. También destaca los principales problemas aún no resueltos, describe las mejores prácticas de bienestar animal en el transporte de animales no destetados y de hembras preñadas e identifica las principales condiciones para su correcta aplicación.

Se estudió el caso de terneros no destetados de entre dos a cuatro semanas de edad que realizan viajes de más de ocho horas por carretera o mar. A esta edad, los terneros experimentan un vacío inmunológico debido al cambio entre la inmunidad pasiva y la activa que compromete su salud y el bienestar durante y después del transporte. La cantidad del suministro y el momento en que se les da pueden no ser los adecuados. Aunque los terneros no destetados tienen una alimentación líquida (leche), siguen necesitando beber agua. Por eso se recomienda un intervalo máximo de doce horas entre las tomas de leche -que puede variar en función de las condiciones del transporte-, proporcionando con tetinas de goma a 50-75 cm de altura para evitar el reflujo. También se recomiendan unas 3 horas de descanso para que tengan una correcta digestión y evitar problemas entéricos. Además, el informe indica que cuando haga calor y haya retrasos se suministre agua manualmente y se remoje el suelo.

Aparte de las condiciones del habitáculo y del ambiente durante el transporte, el informe también recomienda hacer una evaluación antes del transporte, ya que los terneros con heridas inflamadas, con signos respiratorios, deshidratados o subalimentados, no se han de transportar. Una de las posibles soluciones que apunta el informe para evitar mortalidades de estos animales es el transporte de terneros destetados, aunque complicaría la gestión a las granjas de origen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*