Última hora

#sábadocanalla: Un problema ancestral de plena actualidad

Es un problema ancestral que tienen los ganaderos probablemente desde el inicio de su actividad hace milenios. No creemos exagerar si aseguramos que puede existir desde antes de que exista la ganadería, ya que la lucha entre los depredadores y el ganado forma parte de la evolución natural. Aunque el problema es ancestral, en concreto los ataques del lobo al ganado, sigue de plena actualidad y se dan muchas vueltas para conseguir solucionarlo.

Una de las posibles soluciones está en el proyecto Gelob, coordinado por UPA, con la instalación de cencerros digitales para geolocalizar y monitorizar el ganado. El objetivo: mejorar el manejo de los animales y evitar ataques de lobos. Uno de los que colaboran en el proyecto, José Antonio González, de Gargantilla de Lozoya (Madrid), ve en esta iniciativa una posibilidad de reducir los daños por ataques de lobo, que son habituales en los últimos años. Además de poder prevenir los ataques, analizando el comportamiento de los animales, este ganadero ve una posibilidad de demostrar de forma fehaciente ante la administración que se ha sufrido un ataque y poder recibir así una compensación.

La organización agraria también está coordinando la instalación de sensores en otras ganaderías de Madrid y Castilla y León. Las conclusiones y los datos que se extraigan en los próximos meses serán fundamentales para analizar si verdaderamente es posible evitar ataques de lobos y otra fauna salvaje al ganado que pasta en extensivo gracias al internet de las cosas.

Propuestas de hoy para problemas de siempre. Ojalá que lleguen soluciones definitivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*