Última hora

#sábadocanalla: Tradiciones para sentirnos orgullosos

Hay tradiciones del sector vacuno que persisten y nos reconcilian con la autenticidad de esta forma de vida que ha persistido generación tras generación. La subida del ganado a los montes en los meses de verano, que se desarrolla en diferentes partes de nuestra geografía, es una de esas tradiciones que señala al sector vacuno como una ganadería ecológica, sostenible, con un pasado del que se siente orgulloso y con mucho futuro.

Una de esas zonas en las que se apuesta por este método tradicional de producción es Navarra. “El 1 de junio de cada año se convierte en una fiesta para las vacas del Valle de Baztan que acuden a los pastizales de Erdiz y Belate. Estos dos grandes pastizales de suelo comunal del valle, junto con el de Lizartzu, que acogió al ganado a mediados de mayo, se convierten desde junio hasta septiembre en lugares paradisíacos para el ganado. Desde hace siglos, los ganaderos de Baztan han utilizado, y lo siguen haciendo, estos pastizales para soltar al ganado durante los meses de verano. El 1 de junio se abre la temporada, y para el 20 de septiembre hay que sacar las vacas y novillas, ya que el 21 de septiembre entra el ganado caballar”, señala Noticias de Navarra.

Es cierto que las tradiciones van cambiando. Desde hace siglos, era tradicional que los ganaderos marcaran a los animales que suben a los montes con un hierro candente, con la señal identificada del Valle del Baztan (BB – Baztan Bailara) en el cuarto trasero de los animales. En la actualidad, la mayor parte de los ganaderos se decide por crotales de plástico. Pueden renovarse en algunos aspectos, pero hay tradiciones que no deberían agotarse jamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*