Última hora

#sábadocanalla: Periodismo del bueno

Los medios de comunicación generalistas son responsables, en ocasiones, de despertar alarmas infundadas entre la población. Las alarmas que mejor funcionan en un medio de comunicación, en el sentido de ser las que despiertan un mayor interés en el público, son las de tipo alimentario. Sin embargo, también es justo reconocer que otras veces nos encontramos con periodismo del bueno. Con información detallada, contrastada y metódica. Uno de esos ejemplos lo encontramos hace unos días en el periódico digital El Confidencial, que presenta en colaboración con Quirónsalud una serie de artículos para desterrar falsos mitos o creencias populares sobre algunos alimentos.

Por supuesto, la leche es uno de esos alimentos que ha entrado en el serial de este medio digital. Se destierran mitos de forma contrastada. En concreto, siete falsedades que son las siguientes:

  • Aumenta la mucosidad en personas sanas y favorece la alteración de las pruebas respiratorias en personas asmáticas.
  • La leche contiene hormonas que se dan a las vacas.
  • Aumenta el riesgo de padecer cáncer. Es una de las afirmaciones más alarmistas y totalmente infundada.
  • El hombre es el único mamífero que consume leche tras el periodo de lactancia. Es una afirmación cierta, pero se utiliza como arma arrojadiza contra el consumo de leche. Quienes lo afirman olvidan que los seres humanos tienen un cerebro desarrollado que le ha permitido dar saltos evolutivos que incorporan diversos alimentos a su dieta.
  • Provoca alergias e intolerancias. Hablamos de la lactosa. No se producen por el consumo de leche, sino que ya lo sufren las personas que tienen problemas para procesarla en su organismo.
  • La leche engorda. So cantidades pequeñas de grasa. Un consumo en cantidades adecuadas a la actividad física no supone ningún problema.
  • Provoca autismo. No hay ningún dato que avale esta mentira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*