Última hora

#sábadocanalla: Que no, que no estamos muertos

Hay aves carroñeras y alimañas que viven a costa del sector ganadero, que sobrevuelan por encima de él y que se empeñan en desprestigiar al vacuno y poner fecha de caducidad a un sector que está demostrando en los últimos tiempos que está más vivo que nunca.

Son aquellos que quieren defender su pequeña y ridícula cuota de poder a costa de perder las vergüenzas y claman al cielo anunciando el final de las ganaderías lácteas o la desaparición del vacuno extensivo, del consumo de productos lácteos o de las estructuras del sector. Son esas personas tóxicas que todos tenemos a nuestro alrededor en algún momento de nuestra vida y que se empeñan únicamente en destruir de forma abyecta, cuando lo único que destruyen es su propia credibilidad.

A pesar de la crisis de precios que vive el vacuno de leche, sus productores son cada vez más profesionales, apuestan por la comercialización en común, abren nuevas vías de transformación y mejoran en la productividad y el manejo de sus explotaciones. Los productores de vacuno extensivo se unen en figuras de calidad, muestran su capacidad de extraer los mejores resultados de cada una de las razas y mejoran día a día en la rentabilidad. Por su parte, el cebo sigue realizando el milagro de ser más competitivos que nadie en Europa con menos recursos e inauguran relaciones interprofesionales. ¿Estamos muertos? De eso nada.

Los canallas de VACUNO DE ÉLITE estamos muy orgullosos de poner nuestro granito de arena para reivindicar a este sector vacuno y un futuro mejor para todos. Felices y orgullosos. Así somos en el sector vacuno. Que los carroñeros lo tengan claro. Y no nos cambiarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*