Última hora

#sábadocanalla: Los riesgos de la esfera pública

La semana ha venido bastante movidita por lo que respecta a un sector ganadero vecino. Se trata del porcino. La emisión de un programa de televisión el pasado domingo se ha convertido en todo un maremoto y una crisis de prestigio para este sector ganadero, al mostrar imágenes de animales en condiciones pésimas de salud y de bienestar animal. Durante el resto de días, se han sucedido las reacciones defendiendo al sector con comunicados de industrias cárnicas, cooperativas, entidades relacionadas con el sector… Sin embargo, la sombra de la duda sobre la ética de este sector ya se ha lanzado con virulencia a la hoguera de los medios de comunicación tradicionales, que devoran los aspectos de actualidad con una virulencia terrible. Pasan las noticias una detrás de otra, con análisis muy someros y, en algunas ocasiones, terriblemente deficientes. Eso no es bueno para nuestro sector ganadero, que requiere de un conocimiento más pausado para descubrir todas nuestras aristas. Son los riesgos de acceder de vez en cuando a la esfera pública.

Partamos de la base de que algunas asociaciones animalistas tienen querencia por mostrar las anécdotas y los casos aislados, haciendo pensar que se trata de lo más general en el sector. Pero los canallas no nos asomamos a esta humilde ventana que nos dejan el sábado para ser complacientes con nosotros mismos. Si al final en la sociedad se crea una imagen negativa sobre la actividad de nuestras explotaciones y nuestras industrias, y en este caso estamos hablando de todo el sector ganadero, también tenemos una parte importante de responsabilidad por no saber gestionar esas situaciones y no ofrecer por anticipado y en un trabajo de goteo una imagen positiva de nuestras actividades. En el campo de la comunicación, queda aún mucho por hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*