Última hora

#sábadocanalla: Con más información, todo sabe mucho mejor

Los canallas que ocupamos todos los sábados esta página web, de la que podemos presumir que somos referencia en el sector vacuno de leche y de carne, también tenemos nuestro corazoncito. Somos canallas, pero a veces se nos ablanda el alma con los niños. Incluso, hasta algunos somos mamás y papás que están muy pendientes de los más pequeños del hogar. Nadie sabe, hasta que lo sufre, lo que significa que tenga un niño en casa que sea ‘comistrajos’, es decir, que no tenga buen apetito. Sólo hay una cosa peor: que no duerma.

A esos niños que comen sólo a medias y cuando les parece bien, se les puede contrarrestar con algo que ha sido nuestra obsesión desde que nos asomamos a la jornada sabatina en este humilde rincón cibernético. Sí, se trata de la información que debe tener el producto. Una información completa y que muestre la trazabilidad de un alimento. Eso sí, acompañado por un producto de calidad que no decepcione.

Puede que a un niño ‘se le haga bola’ comer un filete de ternera. Eso sí, si le cuentan que procede de una explotación de una comunidad autónoma determinada, en esa en la que estuvo de casa rural con los primos hace unas semanas, y que la ternera comió pastos parecidos a aquellos que vio en la excursión por el monte, la cosa cambia.

Por lo que se refiere a la producción láctea, si ya el niño o la niña en cuestión tiene la suerte de ir a una explotación en la que se ordeña la vaca, se hace el queso o el yogur en la fábrica de al lado y se lo venden a sus padres en la tienda de la explotación, ese yogur no llega vivo a casa, porque el niño se lo devora.

Abrir las puertas del sector, dejar que los niños se acerquen y comprueben la calidad de nuestros productos. Ese es el mejor truco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*