Última hora

#sábadocanalla: Barbaridades desde la poltrona

Hay mañanas en las que, definitivamente, se nos indigesta el café con leche. Leamos la prensa. Entrevista a Gernot Laganda, director del Área de Riesgos del Programa de Alimentos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En teoría, toda una eminencia. Abrimos comillas del diálogo publicado en el diario ABC. Así, sin anestesia. “Es la economía de los países lo que determina cómo comemos, así que cuanto más rico se vuelve, más carne come. Y para la carne necesitas recursos intensivos y habilitar zonas agrícolas. Pero si usas el cambio climático como guía de alimentación, lo que tendría que decir es: ‘Come menos carne de vacuno’. Es uno de los cambios que deberían producirse, pero no está ocurriendo. Se puede comer pescado, aves de corral, cada tipo de carne tiene una huella climática diferente. Pero creo que comer menos carne de vacuno es una estrategia de mitigación contra el cambio climático”.

Pocas veces hemos asistido a unas declaraciones tan irresponsables y fuera de toda lógica de una persona que por su cargo y por sus conocimientos, tenía que ser mucho más comedido, y sobre todo ajustarse a la realidad. Ya es lo que le faltaba al sector productor de vacuno de carne. Que se le acusara del cambio climático. Ni más ni menos. Puede que a Gernot Laganda no se le haya ocurrido pensar que la emisión de gases contaminantes por grandes industrias puede tener algo que ver con el cambio climático. Resulta que ahora el gran culpable es el ganadero que produce terneros. El experto de la ONU debería darse una vuelta por los sistemas productivos españoles para conocer de lo que se habla. Y así, no errar tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*