Última hora

Objetivo: acabar con la brucelosis bovina en 2018

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha publicado recientemente el Programa Nacional de Erradicación de Brucelosis Bovina para el año 2018. El objetivo final es la erradicación de la enfermedad en este mismo año, considerando como tal la consecución de mantener al menos un 99,8% de rebaños calificados como oficialmente de brucelosis durante cinco años consecutivos y que no existan aislamientos ni casos de abortos por ‘B. abortus’ durante al menos tres años.

mapa-brucelosis-bovina

Además, y con el objetivo de incrementar paulatinamente el censo nacional que es objeto de las medidas de erradicación y calificación hasta lograr la totalidad del mismo, hecho necesario a la hora de reconocer regiones o países como oficialmente libres de la enfermedad, se continúa la inclusión en el programa de aquellas unidades de cebo en aquellas zonas donde se haya logrado ya la erradicación de la enfermedad. Dado que la mayoría de estas unidades de cebo tienen animales menores de doce meses, su inclusión en el programa implica su calificación como B3 o B4 cuando el origen de los animales sean rebaños de dicha calificación.

Las pruebas rutinarias de mantenimiento de la calificación sanitaria en los cebaderos (animales de mayor edad) se realizarán bien en la explotación o bien, respetando el plazo entre pruebas, cuando los animales sean trasladados a matadero.

El programa se aplicará en todos los animales de la especie bovina destinados a reproducción, producción de carne, leche u otras producciones, o a trabajo, certámenes o exposiciones, mayores de doce meses, con excepción de los machos de engorde procedentes de rebaños oficialmente indemnes de brucelosis y que la autoridad competente garantice que no se utilizarán para reproducción y que se enviarán a sacrificio. Esta excepción se aplica igualmente, por razones epidemiológicas, de gestión de riegos y de coste/eficacia, para las hembras de engorde de entre 12 y 17 meses de edad que cumplan con las mismas condiciones que los machos de engorde.

Las principales medidas adoptadas se basan en pruebas de detección de animales positivos y sacrificio obligatorio de los mismos, estando prohibida la utilización de tratamientos y la profilaxis vacunal frente a la enfermedad salvo determinadas excepciones que se contemplan en este programa. Siempre que exista un grave riesgo para la salud pública u otra razón de índole sanitaria, a criterio de las autoridades competentes, se podrá ampliar el sacrificio, procediendo a realizar el vaciado sanitario de la explotación.

Otras medidas implementadas han consistido en instaurar medidas profilácticas sobre las explotaciones donde se han detectado bovinos reaccionantes positivos, implicando tanto a las instalaciones como a los pastos y un control exhaustivo de los movimientos y reposición de estas explotaciones, así como la intensificación de las pruebas diagnósticas para elevar con la mayor brevedad posible su calificación sanitaria.

 

Regiones oficialmente indemnes

El Mapama ha oficializado las comunidades autónomas y provincias reconocidas como oficialmente indemnes a la brucelosis bovina y las que no tiene casos de brucelosis, por lo que podrían obtener este reconocimiento en el presente año.

Así, hay diez comunidades autónomas que son oficialmente indemnes en la totalidad de su territorio: Asturias, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia, La Rioja, Murcia, Navarra y País Vasco. Además, hay cuatro provincias de Castilla y León que también tienen esa declaración. Se trata de Burgos, Soria, Valladolid y Zamora. Por último, Aragón, Madrid y Comunidad Valenciana no han tenido casos en el último año, por lo que podrían optar al reconocimiento de oficialmente indemne. En la misma situación están las provincias de Segovia, Ávila, León, Salamanca, Badajoz, Jaén, Córdoba, Sevilla, Huelva y Cádiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*