Última hora

La subasta de Rubia Gallega en Pedrafita revienta todos los récords

Antes del inicio de la subasta en Pedrafita do Cebreiro de la raza Rubia Gallega, el presidente de Acruga, César Dorado, ya se mostraba confiado en mantener la tendencia al alza de los precios conseguidos en las anteriores pujas, pero ni los mejores pronósticos se acercaban a lo que ocurrió. El mercado ganadero reventó todos los récords conocidos hasta la fecha en las pujas de novillas preñadas de Acruga, al llegar a pagarse 3.550 euros por un ejemplar y superar los 2.500 en todos los animales presentados, lo que permitió que esta subasta se cerrase con un precio medio de 2.857 euros.

La primera de las pujas ya marcaba la tónica de animada rivalidad entre los 26 ganaderos, la mayoría de la provincia de Lugo, que retiraron tarjeta para poder optar a la compra de algunos de los siete animales presentados en el mercado ganadero. Se adjudicó a un ganadero de Ribadeo por 2.550 euros, los mismos que pagó por la tercera novilla de la mañana. Para Friol se fue el segundo animal, por el que se llegó a pagar 2.700 euros. Las dos siguientes pujas se las llevó un ganadero con explotación en Castroverde, que compró la cuarta novilla por 2.800 euros y que con la quinta y su precio de adjuidicación en 3.550 batió todos los récords que se recuerdan hasta la fecha en las subastas organizadas por Acruga.

Los dos últimos ejemplares fueron adquiridos por un ganadero de Friol en 2.900 y 2.950 euros, lo que supuso al cierre de la puja registrar un precio medio de 2.857 euros, muy por encima del precio de salida de 1.800, pero también de las cotizaciones más altas que se recuerdan, sobre todo en la subasta nacional de Adai.
El presidente de Acruga, César Dorado, se mostraba muy satisfecho al término de la puja y apuntaba como una de las razones de estos precios tan elevados, “la gran calidad de los animales presentados, todos ellos seleccionados del rebaño de elite del centro de recría de la Granja Gayoso Castro, dependiente de la Diputación de Lugo”. De hecho todos partían con la calificación de excelente, lo que sin duda contribuyó a animar la subasta. Además, apuntó “también influye la aportación de 200 euros por la compra de cada animal que ofrece Caixa Rural y el hecho de que en este época del año, con la llegado de la primavera, los ganaderos necesitan novillas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*