Última hora

La Cooperativa d’Ivars ya dispone de carne de ternera con certificación GlobalGAP

Durante la primera quincena del mes de marzo se han certificado con el sello GlobalGAP las primeras granjas de ganado vacuno de socios de Cooperativa d’Ivars. Cabe recordar que esta certificación es un conjunto de normas reconocidas a nivel internacional, y que es la única dedicada específicamente a la producción primaria, lo que en la normativa se define como GAP (Buenas Prácticas Agroalimentarias). Este reconocimiento permite que Cooperativa d’Ivars pueda ya a día de hoy, entregar terneros a sus compradores con la calidad y seguridad alimentaria que implica la certificación GlobalGAP.

Este hito ha sido posible ya que el pasado 3 de septiembre de 2018 se obtuvo la certificación GlobalGAP en la fábrica de piensos de Torregrossa de Cooperativa d’Ivars, e igualmente al compromiso firmado el pasado mes de noviembre entre un grupo de socios y la cooperativa para implantar el sello GlobalGAP en sus granjas. Así, Cooperativa d’Ivars coordina la certificación general, de la que dependerán tanto la fábrica de piensos, como las granjas que voluntariamente se adhieran y cumplan los requisitos para activar el reconocimiento de calidad y trazabilidad. Esta iniciativa es pionera en el ámbito europeo y también en España, y ha supuesto abrir camino en muchos aspectos que hasta el momento no se tenían en cuenta en la cadena productiva.

Es importante destacar que la certificación GlobalGAP afecta a todo el proceso organizativo y productivo de las granjas, implicando que se tengan muy en cuenta los parámetros de bienestar animal, manejo adecuado y bioseguridad. Igualmente en una granja GlobalGAP se realizan controles y se certifica la trazabilidad y calidad de todos los inputs usados como son piensos, forrajes, agua o leche en caso de terneros mamones. De forma concluyente, hay que valorar también que es prioritario el respeto hacia el medio ambiente como factor estratégico en la dirección de la empresa ganadera en pro de una producción sostenible, y que a la vez sea responsable con las condiciones de trabajo de los propios trabajadores.

Finalmente, hay que anotar que este es un proyecto de valor añadido que Cooperativa d’Ivars ha impulsado en el territorio, como elemento de generación de alternativas para el sector ganadero, consiguiendo una certificación con alto reconocimiento internacional y que supone llegar desde el campo hasta el consumidor final con una firme línea de seguridad alimentaria. A partir de ahora, se seguirá promocionando para que más granjas entren a la certificación, tal como lo harán algunos socios de la cooperativa durante el próximo mes de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*