Última hora

Investigadores de la Universidad de Murcia optimizan el ordeño con el bienestar animal

Investigadores del Grupo de Investigación Alimentación y Nutrición Animal de la Universidad de Murcia y la empresa murciana El Barranquillo han colaborado en un proyecto de investigación cuyo principal objetivo era estudiar los efectos que sobre el bienestar de las vacas podía tener una intensificación en su ordeño.

El proyecto partía de la premisa de que en las granjas de vacuno lechero los animales suelen ser sometidos, como práctica habitual, a tres ordeños diarios, considerándose éste el número adecuado a efectos productivos y de recuperación del animal. Sin embargo, “diversas publicaciones científicas ponían de manifiesto que las vacas acuden de forma voluntaria, incluso más de tres veces al día, a las salas de ordeño, lo que está asociado a la necesidad que siente el animal de vaciar sus ubres dadas las incomodidades y el malestar que ello le pueda causar, ya que, entre otras cosas, ve reducida su movilidad o incluso encuentra dificultades para poder tumbarse”, comenta la profesora Fuensanta Hernández Ruipérez, coordinadora de la investigación por parte de la Universidad de Murcia.

A partir de este dato, los responsables de la empresa El Barranquillo se venían preguntando si un ordeño extra podría ayudar a combatir este malestar del animal y si el resto de parámetros asociados a su bienestar podrían verse afectados. También se planteaban si esto llevaría a una mayor producción y si la calidad de la leche podría verse perjudicada por la intensificación.

Los resultados obtenidos tras el desarrollo del proyecto han sido bastante esclarecedores, ya que “por un lado se ha demostrado que la intensificación del ordeño diario (pasar de tres a cuatro ordeños) por cortos periodos de tiempo no perjudica al bienestar del animal, ni de forma aguda ni crónica, basándonos para ello en el análisis de diversos biomarcadores asociados al estado de salud de los animales, mientras que, por otro lado, se ha constatado que no hay un detrimento en la calidad de la leche obtenida por ese ordeño extra, no mermándose ninguna de sus cualidades nutricionales o sensoriales”, añade la profesora Hernández Ruipérez.

Por último, este proyecto ha puesto de manifiesto que se consigue una mayor eficiencia productiva de las explotaciones de vacuno lechero a través de la intensificación del ordeño, ya que se ha logrado aumentar la producción diaria por animal hasta 1,6 litros, lo que puede suponer para la empresa mayores retornos económicos y todo ello sin que en ningún caso la vaca se vea perjudicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*