Última hora

Hoja de ruta mundial para avanzar en la erradicación de la tuberculosis bovina

La primera hoja de ruta para combatir la tuberculosis tuberculosis bovina y su transmisión a los seres humanos a menudo mediante el consumo de carne o productos lácteos contaminados sin tratar denominada tuberculosis zoonótica, exige una estrecha colaboración entre los que trabajan para mejorar la salud humana y la sanidad animal. Esta ha sido desarrollada bajo el enfoque ‘Una sola salud’, abordando a los sectores en riesgos sanitarios.

La Hoja de Ruta para la Tuberculosis Zoonótica fue lanzada en la 48ª Conferencia Mundial de la Unión sobre Salud Pulmonar que tuvo lugar en Guadalajara (México) durante esta semana. Los cuatro socios en salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Unión Internacional contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias (La Unión) han unido fuerzas para desarrollar la hoja de ruta y abordar el impacto sanitario y económico de esta enfermedad.

Los nuevos datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) estiman que más de 140 000 personas enferman y más de 12 000 personas pierden la vida cada año por la tuberculosis zoonótica, sobre todo en las regiones de África y  del Sudeste Asiático.

“Hemos hecho progresos hacia el fin de la tuberculosis, pero todavía muchas personas con tuberculosis zoonotica son dejadas atrás. Las prioridades esbozadas en esta hoja de ruta destacan la necesidad de una acción multisectorial para combatir esta forma desatendida de tuberculosis y alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y la estrategia de la OMS contra la tuberculosis”, expresó Mario Raviglione, director del Programa Global de Tuberculosis de la OMS ‘Juntos podemos salvar vidas y asegurar medios de subsistencia’.

La tuberculosis bovina se transmite con mayor frecuencia a las personas a través del consumo de alimentos, usualmente productos lácteos no tratados térmicamente o carne cruda o incorrectamente cocida de animales infectados. También puede ocurrir la transmisión directa de animales infectados o de productos animales a las personas.

Sin embargo, la tuberculosis zoonótica está en gran medida oculta. Las herramientas avanzadas de laboratorio que son necesarias para diagnosticar la tuberculosis zoonótica con frecuencia no están disponibles. La enfermedad es resistente a la pirazinamida, uno de los medicamentos de primera línea estándar utilizados para tratarla. Por lo tanto, los pacientes son a menudo mal diagnosticados y reciben un tratamiento ineficaz.

 

Diez medidas prioritarias para combatir la tuberculosis zoonótica en las personas y la tuberculosis bovina en los animales

  1. Sondear, recopilar, analizar y notificar sistemáticamente datos de mejor calidad sobre la incidencia de la tuberculosis zoonótica en las personas, y mejorar la vigilancia y notificación de los casos de tuberculosis bovina en el ganado y los animales salvajes
  2. Ampliar la disponibilidad de medios de diagnóstico apropiados y la capacidad de realizar pruebas para identificar y caracterizar la tuberculosis zoonótica en humanos
  3. Detectar y subsanar las lagunas de la investigación en el campo de la tuberculosis zoonótica y bovina, especialmente en lo que respecta a la epidemiología, los medios de diagnóstico, las vacunas, los tratamientos eficaces para los pacientes, los sistemas de salud y las intervenciones coordinadas con los servicios veterinarios
  4. Formular estrategias para mejorar la inocuidad de los alimentos.
  5. Desarrollar la capacidad del sector de la sanidad animal para reducir la prevalencia de la tuberculosis en el ganado.
  6. Identificar a las poblaciones clave y la vías de riesgo para la transmisión  para la tuberculosis zoonótica.
  7. Aumentar la concienciación acerca de la tuberculosis zoonótica, involucrar a las principales partes interesadas públicas y privadas y entablar una colaboración intersectorial eficaz
  8. Formular y aplicar políticas y directrices sobre prevención, vigilancia, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis zoonótica, en consonancia con las normas intergubernamentales pertinentes
  9. Identificar oportunidades para llevar a cabo intervenciones adaptadas a las comunidades en las que se aborden conjuntamente la salud humana y la animal
  10. Preparar argumentos en favor de la inversión con el fin de obtener el compromiso político y la financiación necesarios para hacer frente a la tuberculosis zoonótica desde todos los sectores a nivel mundial, regional y nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*