Última hora

Elizondo (Navarra) acoge el 28º Concurso-Subasta Nacional de la Raza Pirenaica

[#Beginning of Shooting Data Section] Nikon D100 2004/11/08 10:57:49 RAW (12 bits) Tama–o de la imagen: Grande (3008 x 2000) Objetivo: 28-105 mm f/3.5-4.5 Longitud Focal: 105 mm Modo de exposici—n: Prioridad a la apertura Modo de medici—n: Multipatr—n 1/80 seg. - f/14 Compensaci—n de exposici—n: 0 EV Sensibilidad: ISO 200 Balance de blanco: Autom‡tico Modo de AF: Manual Comp. de tono: Autom‡tica Modo de sincronizaci—n del flash: Cortina anterior Modo de autom‡tica de flash: AA Compensaci—n autom‡tica de flash: 0 EV Modo del color: Modo I (sRGB) Ajuste de tono: 0¡ Nitidez: Alto Reducci—n de ruido: Desactivado Coment de imagen: [#End of Shooting Data Section]

El 28º Concurso-Subasta Nacional de Ganado Selecto de Vacuno Pirenaico se celebra durante este fin de semana en la localidad navarra de Elizondo. Participarán un total de 12 ganaderías de Vizcaya, 5 de Guipúzcoa y 17 de Navarra, con sus mejores ejemplares. En total, casi 300 cabezas de ganado, 240 para concurso (200 hembras y 40 machos) y otras 40 para la venta, según publica Noticias de Navarra.

El certamen pretende poner en valor este producto y servir de invitación para consumir la carne de ternera Pirenaica. “La mejor manera de trasladar salud del monte a la ciudad es a través de sus productos. Y esta es una manera. Que se sepa que hay una buena carne, de aquí, competitiva y que hace una gran labor social”, añadió Patxi Aranguren, secretario de la Asociación de Criadores de Ganado Vacuno Pirenaico de Navarra (Aspina).

Hoy la vaca Pirenaica puede permitirse seleccionar a sus ejemplares con mejores hechuras para su exhibición, pero en los años 60, con la industrialización, la raza estuvo al borde de la extinción. Tenían entonces una triple aptitud (para el trabajo en el campo, dar leche y dar carne), pero no estaban especializadas en nada. La maquinaria las apartó de las labores agrícolas, y las vacas frisonas, más lecheras, también les desplazaron. Afortunadamente, con mucho esfuerzo y su potencial para dar carne, la raza salió adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*