Última hora

El reto de encontrar personal asalariado para las granjas lácteas

La Cooperativa Agraria Provincial de A Coruña organizó una jornada de análisis sobre ‘Gestión de la mano de obra en las explotaciones de vacuno de leche, según publica Campo Galego. La gestión de la mano de obra es una de las materias que más preocupan a las ganaderías de vacuno de leche, tanto por la dificultad de encontrar personas dispuestas a trabajar como asalariadas en una explotación, como para conseguir que la relación laboral sea estable en el tiempo.

Los titulares de una explotación se forman para ser buenos ganaderos y buenos agricultores, pero no para gestionar mano de obra asalariada a su cargo. Y es necesario hacerlo para establecer una relación laboral satisfactoria entre ganadero y asalariado, que redunde en una mayor rentabilidad de la explotación.

Como punto de partida, el asesor de la Cooperativa Agraria Provincia de A Coruña, Juan José Freire Quintáns, expuso la realidad laboral de la personal asalariado en las explotaciones que participan en el grupo de gestión de la CAP Coruña, lo que constituye una referencia de la realidad general del sector. De las 51 ganaderías 35 ya tienen mano de obra asalariada, y en 20 explotaciones tienen más del 50% del personal asalariado. “En total estas 51 ganaderías crean 155 puestos de trabajo directos, de los que una buena parte son de trabajadores externos y el resto personal familiar”, destaca Juan Freire.

En cuanto a los salarios brutos de la mano de obra, en 2016 se situaron en 1.152 euros mensuales en doce pagas, con un máximo de 1.733 euros y un mínimo de 650 euros. En cuanto a los rendimientos por Unidad de Trabajo Agrícola (UTA) el margen neto en 2015 fue de 12.242 euros.

También ofreció una serie de propuestas para mejorar la gestión de la mano de obra y hacer más atractivo el trabajo en las ganaderías:

– Condiciones dignas y atrayentes para el personal asalariado. Se incidió en la necesidad de mecanizar el máximo posible los trabajos para reducir su dureza y penosidad.

-Salario adecuado a las responsabilidades y trabajar con incentivos por objetivos. Además de la parte fija del salario se debería añadir primas en base a resultados medibles y realistas.

-Hace falta establecer turnos para garantizar días de libranza y vacaciones para el personal asalariado y también para el ganadero.

-Es preciso trabajar la empatía entre el empleador y el asalariado, estableciendo una relación laboral basada en la confianza y en el respeto mutuos.

-Organización del trabajo. Es necesario definir tareas y protocolos -también por escrito-, asignar responsabilidades, comunicar y motivar.

-Instalaciones y material adecuado para facilitar el trabajo diario y el bienestar de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*