Última hora

Denuncian la compra pública de leche en Navarra por debajo de los costes de producción

Iñaki Mendioroz, gerente de UAGN, y Gonzalo Palacios, vicepresidente, han intervenido en la Comisión de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Parlamento de Navarra, en una sesión de trabajo en la que se ha analizado la situación límite en la que se encuentran las explotaciones ganaderas de Navarra y los efectos de la implantación de macroexplotaciones ganaderas como la prevista en Noviercas (Soria).

“El Observatorio de precios del Ministerio indica que la venta de leche por debajo de 79 céntimos no está conformando una cadena sostenible, sin embargo la compra pública de leche que realiza la Administración en el complejo hospitalario no puede superar los 60 céntimos por litro en desnatada o los 14 céntimos en yogur”, ha denunciado Gonzalo Palacios. Continúa diciendo: “No queremos más diagnósticos, queremos acciones directas, estamos en un momento clave, o encauzamos esto o independientemente de que la granja de Noviercas esté o no, quizás en 10 años ya no exista la ganadería como la conocemos. Desde la Administración se debe apoyar  a la gente de los valles y al sector con la valorización de la profesión, que sea algo atractivo para que la gente se quede en los pueblos, está en mano de la Administración”.

Iñaki Mendioroz explicó lo que supone el sector lácteo en Navarra en los últimos años. En 2018 tenemos censadas 25.990 vacas de ordeño que han producido 251.000 toneladas, mientras que en 2008, la producción fue de 175.422 toneladas con 21.115 vacas de ordeño. La evolución del sector en Navarra en los últimos años ha supuesto un aumento de la producción global, una disminución de las explotaciones y un aumento por tanto del número de vacas por explotación En concreto, ha aumentado la producción en 28 años un 51,23%, lo que implica directamente un aumento de las vacas por explotación y un aumento de los rendimientos productivos. Así hemos pasado de 125 vacas/explotación en 2015 a 168 vacas / explotación en 2019. “Es decir que lo que ha ocurrido de forma irremediable en el sector lácteo en Navarra sin estar Noviercas es un descenso paulatino de explotaciones, un aumento de la productividad y rendimiento por explotación porque evidentemente los márgenes de producción en la explotación son ínfimos y el ganadero ha tenido que aumentar su capacidad productiva para tratar de buscar esta rentabilidad necesaria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*