Última hora

Orgullosos de ser felices

Orgullosos de ser felices

La búsqueda de la excelencia, unida al respeto por los animales, no es habitual en un sector que en ocasiones peca de demasiado tradicional, como es el vacuno de carne. En La Finca de Jiménez Barbero se han quitado todos los prejuicios de un plumazo. Han querido ser pioneros y han creado un espacio único que ya se ha convertido en un referente internacional. Un espacio que combina ganadería, producción de carne y gastronomía para demostrar que se puede ser felices con la carne… y bien orgullosos que están. Por esa razón, reciben visitas para mostrar todas las facetas de esta producción de carne.

Texto 1 - Bueyes

La Finca demuestra que una explotación de vacuno sostenible y responsable puede ser en el mejor medio para alcanzar un producto saludable y de máxima calidad. Hace ya muchos años que decidieron adoptar un compromiso con el medio ambiente, los animales, las personas con las que trabajan y sus clientes, con el único objetivo de ofrecer un producto de máxima calidad.

Partiendo de ese compromiso, la idea era crear, ni más ni menos, una explotación de ganado vacuno única en el mundo, sin importar el esfuerzo invertido para conseguirlo. La Finca debía ser creada partiendo de la innovación, algo que se conseguiría uniendo el trabajo y el sacrificio diario al deseo de transformar todo lo establecido. Reflexionar, cuestionar las reglas, romper protocolos, buscar nuevas y mejores formas de hacer las cosas y, sobre todo, tener muy claro a dónde querían llegar. Así comenzó todo.

Texto 2 - Finca

Animales felices significa clientes felices. El objetivo se resume en crear ‘La Carne de la Felicidad’, algo que se consigue a través del cuidado y supervisión de todos los elementos que interfieren en el resultado final. Por eso, se mima todo el proceso, desde la selección de la raza hasta la alimentación, la sanidad y el bienestar de los animales:

  • La experiencia acumulada a lo largo de los años ha llevado a prescindir de una imposición de raza determinada por regiones o por modas pasajeras. De este modo, se utiliza el mestizaje para complementar las razas alcanzando una calidad superior. Se cruzan razas autóctonas, como la Avileña-Nebra Ibérica, Retinta o Berrenda con la Charolesa, propia de Francia. El resultado es una carne más infiltrada, tierna y jugosa y con todas sus propiedades nutritivas.
  • Alimentación. La salud de los animales está estrechamente relacionada con los piensos y productos que consumen. Para poder llevar un control absoluto, se decidió elaborar en La Finca un pienso pienso a base de maíz, cebada, centeno, avena, trigo y soja. Cada jornada, para favorecer la salud digestiva, se mezcla el grano con la paja y se hace un reparto de alimento en toda La Finca.
  • Se han adoptado medidas sanitarias pioneras en el sector: perímetro acotado (para impedir el acceso de otros animales), prevención de enfermedades (se ha ideado un sistema con cuatro naves satélites) y preservación del hábitat (una red de caminos externos permite al personal atender a los animales sin acceder a su hábitat y se impiden contaminaciones cruzadas).
  • Las naves de acogida han sido construidas teniendo en cuenta la climatología local. A través de una vanguardista cubierta en forma de ‘sándwich’ se ha conseguido una ventilación natural, evitando las temperaturas extremas. Cada nave acoge solamente a un pequeño grupo de animales, permitiendo que cuenten con un gran espacio en el que no existe el estrés. El sistema de comederos ha sido ideado para que todos los animales puedan alimentarse al mismo tiempo.

Cuando estos pioneros decidieron crear la mejor explotación de vacuno del mundo, asumieron que se debían controlar todos los detalles que afectan al proceso, sin dejar nada en manos ajenas. Así, se creó una Sala de Control de Calidad, que cuenta con personal altamente cualificado, que asegura la idoneidad del producto y las condiciones de elaboración en cada fase del proceso; controlando desde los cereales empleados en la alimentación hasta la manipulación de envasado.

Texto 3 - Producto

Todo este proceso de producción de carne culmina en la gastronomía. La Estancia es el espacio gastronómico de La Finca, integrado en la propia explotación en el que, como no podía ser de otra manera la carne es la protagonista.

Hamburguesas, butifarras, chorizo criollo, pepitos de ternera… todo conceptualizado y preparado por el televisivo chef Javier Estévez, jefe de cocina de El Mesón de Doña Filo y asesor gastronómico de La Estancia.

Texto 4 - Restauración

 

EN EL CAMINO DEL ‘FOOD TRUCK’
El ‘street food’ es la última tendencia gastronómica venida de Estados Unidos: su elemento clave es el ‘food truck’, un vehículo especialmente adaptado para servir propuestas de calidad, normalmente reservadas a restaurantes, en plena acera.
Las vías públicas de las principales capitales del mundo se transforman en improvisados comedores, donde la cercanía y el ambiente urbano conviven con la excelencia del producto.

Así, ‘La Carne de la Felicidad’ se sitúa en puntos concretos de la ciudad y en eventos privados (eventos de empresa, ferias, bodas, fiestas…), ya que también es posible alquilarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*