Última hora

Acruga acude con seis novillas preñadas a la subasta de Pedrafita do Cebreiro (Lugo)

La Asociación de Criadores de Raza Rubia Gallega (Acruga) acude este martes a Pedradita do Cebreiro (Lugo) para celebrar una nueva edición de la subasta de novillas preñadas. Acruga llevará seis ejemplares, todos ellos de edades comprendidas entre los 22 y los 25 meses y con una preñez de entre cuatro y seis meses.

Como ya es habitual en las subastas organizadas por Acruga, los animales proceden de la granja Gayoso Castro, en Castro de Ribeiras de Lea, donde en colaboración con la Diputación de Lugo la asociación trabaja en el centro de recría para lograr una cuidada selección de animales, con el que forma un rebaño de élite, avalado por las buenas características genéticas, productoras, morfológicas y reporductoras. Los precios de salida para estas seis novillas preñadas se han fijado en 1.800 euros, con una ayuda a la compra de 200 euros, gracias al apoyo de la entidad Caixa Rural.
Los responsables de Acruga esperan unos buenos resultados y una subasta animada, con un buen número de tarjetas puesto que a la feria de Pedrafita suelen acudir compradores de toda la provincia, principalmente de los municipios de montaña, y también de los concellos próximos de León. Además, Pedrafita do Cebreiro es uno de los ayuntamientos de la zona con mayor número de explotaciones, un total de 56, y con cerca de 1.400 cabezas de ganado de raza rubia.

El presidente de Acruga, César Dorado, recuerda los resultados de ferias anteriores para hablar de las buenas perspectivas para esta feria, ya que en las dos subastas celebradas en abril y septiembre de 2015, se adjudicaron todas las novillas preñadas presentadas a la puja. Las razones que, según César Dorado, llevan a los ganaderos a adquirir estas novillas son las buenas características de las mismas y las garantías que supone su procedencia del centro de recría. No sólo la buena calidad de los ejemplares influye a la hora de lograr ventas y buenas cotizaciones. El ahorro que supone para los ganaderos adquirir reses en este tipo de subastas es un hecho. “Son novillas preñadas que se adquieren con una media de 24 meses de edad, lo que supone un importante ahorro en los costes de mantenimiento que se requieren para recriar una novilla de estas características. Además, la ayuda a la compra de 200 euros también es un incentivo para los ganaderos que deciden pujar por uno de estos ejemplares”, explica Dorado Pin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*